abrí la memoria para tratar de encontrar algo que perdí de mi. Estos son mis recuerdos, confesiones, confusiones, opiniones y pensamientos.

Es un muy bonito libro, una especie de acto de desnudez sin escándalo. Creo que es un ejercicio narrativo y muy personal. Hay identificación y punto de vista. Mucha soltura, lo que fluye muy bien en el “orden desordenado” eso es atractivo, requiere descifrar las páginas de pepe.

Como un ejercicio de memoria compartida, Pepe Reyes indaga en sus recuerdos de infancia, logrando un relato muy honesto y sin pretensiones en un libro que narra con detalles el a veces agridulce mundo cotidiano de un niño solitario.

te rediccionaré a dónde puedes adquirir mi libro.